Tristeza, estado de ánimo bajo, falta de ganas en llevar a cabo actividad de cualquier tipo, pérdida de energía, dificultad para concentrarse y alteraciones en el ciclo del sueño. La experiencia de malestar emocional mantenida en el tiempo sume al persona que lo sufre en el pesimismo, la culpa y una actitud de indefensión ante la vida, situación a la que es posible sobreponerse activamente y superar con éxito. Afortunadamente  la psicología cuenta con abundantes recursos para gestionar eficazmente la depresión.

 

 

 

Anuncios