Hay veces en las que una relación de pareja no funciona, sin quedar finalmente más remedio que recurrir a la separación. Siendo este proceso parte de un duelo, la ruptura sentimental se caracteriza por cursar un período de desánimo y tristeza. Para un desarrollo saludable de los integrantes de la pareja conviene asimilar la separación con la debida madurez emocional.

Esto implica una asunción de nuevos roles por parte de ambos componentes donde aceptación, respeto y honestidad serán los pilares fundamentales de esta nueva etapa. Evolucionando conscientemente hacia la independencia con una actitud motivada y de reafirmación en el nuevo rol.

Anuncios